Envejecidos

Proceso:

Es un tratamiento aplicado a superficies pétreas mediante abrasión o químicamente. Cuando se realiza por abrasión, su utilizan cepillos cuyas cerdas están impregnadas de abrasivo (diamante) de diferentes granulometrías que determinan la textura final de la piedra.  En el caso de productos químicos, se aplican estos a la superficie de la piedra y se deja actuar cierto tiempo hasta conseguir el  efecto deseado, estos suelen ser productos de PH ácido.

Aspecto:

El resultado obtenido es una superficie con cierta rugosidad, algo porosa en el caso de mármoles y satinada. Mediante la aplicación de este acabado se logra buena estabilidad de la cara a la alteración atmosférica, siendo siempre recomendable un tratamiento de protección para todo tipo de piedra.

Consulta todos nuestros servicios

Amplia gama de servicios, garantía de calidad y cumplimiento de plazos